Por estos días, la imagen de un hombre y su hija mirando al cielo recorre el mundo. La escena es parte del filme cubano Sergio y Serguéi, dirigido por Ernesto Daranas. La idea original para este cartel comercial estuvo a cargo de Arantxa Sánchez Puentes y Adrián García Álvarez del grupo de Diseño Integral y Desarrollo Web JYD.

“Agradecemos a Media Pro —compañía coproductora de la película cubana— por emplear similar idea en su campaña. Esto fortalece la identidad de la cinta y unifica los criterios estéticos. Vemos que sintieron la película igual que nosotros, lo que significa que su concepto rompió las fronteras y aquellas personas que no conocían acerca del período especial pudieron apreciarlo de una forma similar después de ver la cinta.”

¿En qué criterios se basaron para seleccionar la foto?

La mirada distante de Sergio, el personaje principal y su hija hacia el espacio. Representaba una mirada optimista del futuro. Fue uno de los principales conceptos que nos llevaron a elegir este fotograma.

También nos basamos en la relación especial del padre con la hija en esas difíciles circunstancias. Así como la evolución de la forma de pensar de Sergio respecto a las situaciones a que se enfrenta, la manera de afrontarlas y cómo sus decisiones repercutirían en ella.

Hablas de lo que se conoce en Cuba como “Período Especial”. Sin embargo tu cartel no da lugar a remembranzas tristes. Todo lo contrario…

El Período Especial en Cuba siempre se ha mirado como una etapa trágica y dolorosa, pero en Sergio y Serguéi no es así, al contrario, todo parte del optimismo: se ve un cubano inventor, luchador y que en contra de todos los pronósticos hace posible lo imposible. Esto también fue decisivo a la hora de hacer el cartel. Tenía que comunicar optimismo, certeza y seguridad de que todo iba a estar bien.

Los carteles comerciales surgen con el imperativo publicitario de vender los filmes. ¿Cómo ves tú la relación entre el contenido de la foto seleccionada y la película?

El tratamiento de color en la imagen del cartel persigue la estética conseguida en la película.  En ese sentido, la transición entre el cielo azul de La Habana y el espacio exterior, ambos escenarios donde se desenvuelve la mayor parte de la trama, era importante. Así mismo, el cielo estrellado recrea situaciones fantasiosas que toman lugar durante la historia. Era otro elemento significativo a tener en cuenta.

En la película aparecen escenas un poco utópicas, medio fantasiosas. Quisimos referir eso de manera muy sutil en el cartel, sin que perdiera seriedad y pudiera parecer comedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 1 =